Cambio 16 de Chihuahua



A sus 11 años es uno de los mejores programadores del país

Javier Granados representará a Chihuahua en la Cuarta Olimpiada Mexicana de Informática para Primaria y Secundaria, en Culiacán, Sinaloa

26 de abril

Chihuahua— El alumno Javier Alberto Granados Martínez hace pensar que la programación de informática es cosa de niños, ya que a sus 11 años es uno de los mejores programadores del país, pues representará al estado en la Cuarta Olimpiada Mexicana para Primaria y Secundaria (Omips) 2019, que se efectuará el 17 de mayo en la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

El alumno, quien actualmente cursa el sexto grado de primaria en la Escuela Venustiano Carranza N° 2464, dice que su interés por la informática inició cuando cursaba el quinto grado; “la maestra nos puso un trabajo en Karel, me pareció muy creativo y me gustó”.

Karel el Robot, es una aplicación sencilla de software que consta de un simulador de robot integrado para probar instrucciones de programación, dirigido principiantes en el estudio de lenguajes de programación, dando al iniciado sólidas bases en cuanto al diseño en un ambiente de programación estructurada​ como Pascal.​​

Javier Alberto señala que el año pasado participó en dicha olimpiada, donde llegó hasta la fase del examen nacional en línea; sin embargo, no pudo obtener su pase a la etapa final presencial.

Agrega que en esta ocasión se esforzó mucho más, ya que en su casa estuvo reforzando lo aprendido en la escuela, resolviendo problemas en los lenguajes de programación Pascal y Java, esto le permitió conseguir un buen resultado en el examen nacional, y con ello, su boleto a la OMIPS en Culiacán, Sinaloa, donde se darán cita los 15 mejores programadores del nivel primaria del país.

Quedó entre los mejores lugares en el examen nacional en línea que se efectuó de manera simultánea en todo el país, por lo que obtuvo su pase a la fase nacional, siendo el único alumno chihuahuense del nivel Básico.

“No estoy nervioso, me siento feliz, es un gran logro, ya que ahora tengo la oportunidad de representar a mi estado a nivel nacional, voy a dar lo mejor de mí”, expresa el menor, quien explica que junto a su maestra Rocío Zea Rico, se encuentran entrenando fuertemente, incluso en el período vacacional de Semana Santa.

Javier Alberto resalta que la programación informática le ha ayudado en la observación y en las matemáticas, por lo cual agradece a todas las personas que lo han apoyado, como son sus papás y docentes.

A su vez, la maestra de Habilidades Digitales, Rocío Zea Rico, detalla que en las clases determina a las y los alumnos con mayores capacidades para la programación, a quienes brinda asesoría y entrenamiento en su tiempo extra, con el propósito de que puedan obtener buenos resultados en las distintas etapas de la OMIPS.

La docente indica que lleva varios años entrenando alumnas y alumnos que han participado en dicha olimpiada, quienes han obtenido muy buenos resultados, como fue la medalla de bronce que obtuvo el año pasado el alumno Alonso Barragán Márquez, de la Escuela “Francisco Villa N° 2195”.

“Javier es un niño muy creativo, este año despuntó mucho”, señala la maestra, quien agrega que como parte de su entrenamiento previo a la etapa final presencial, practicarán dos veces por semana en la resolución de problemas en la plataforma omegaUP.

Rocío Zea señala que la programación informática es muy importante para la educación Básica, porque refuerza la comprensión lectora, la habilidad matemática y la lógica, “es algo extraordinario, hemos tenido testimonios de alumnos con un bajo promedio y que ahora son de 10 participando en competencias matemáticas ya en el nivel Secundaria,

“Me encantaría que muchos maestros aplicaran este tipo de lenguaje de programación en las primarias y secundarias, es muy fácil y práctico de instalar, es algo que a muchos niños los anima, descubren muchas vocaciones y, sobre todo, que desarrollan mucho su nivel académico, es muy motivante para los alumnos”, expresa la docente.

La OMIPS es un concurso a nivel nacional para jóvenes que tengan gusto y facilidad por resolver problemas prácticos mediante la lógica y el uso de computadoras, cuyo objetivo es promover el aprendizaje de las ciencias computacionales en los estudiantes mexicanos de dichos niveles y preparar a los alumnos de nivel Básico para que participen en la Olimpiada Mexicana de Informática.

La etapa final presencial consiste de dos exámenes que presentan los concursantes de manera individual en dos sesiones, cada sesión tendrá una duración de cinco horas.

Los mejores alumnos de la etapa nacional serán invitados al Proceso de Entrenamiento en la etapa de Crecimiento, para continuar con su aprendizaje y desarrollo.

ooo---000---ooo