Inicio

Igualitos


Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Whatsapp

Opinión

Cecilia Soto

Excelsior

21 de diciembre de 2020 · 01:24pm


“Que se te haga la lengua chicharrón”, dicen los niños cuando se refieren a un mentiroso. Si esto no fuera apenas una metáfora juguetona, el presidente nacional de Morena ya tendría la lengua lista para un guisado. Al dar a conocer que Juan Carlos Loera, el exsuperdelegado del gobierno federal, sería el candidato del Partido Morena al gobierno de Chihuahua, Mario Delgado acusó al gobierno de Javier Corral de corrupto y de proteger a un panista presuntamente involucrado en el asesinato de la periodista Miroslava Breach. Nuevamente, al igual que durante los gobiernos priistas, Morena utiliza las instituciones del Estado para intentar conseguir una ventaja electoral. Sólo que en el caso del combate a la corrupción, el gobierno de Chihuahua y el del actual Presidente recuerdan a aquella pelea de box legendaria entre Cassius Clay y Sonny Liston, en la que el primero noqueó a Liston en menos de dos minutos. Con la operación Justicia para Chihuahua, el gobierno estatal ha hecho el recorrido completo investigación-juicio-sentencia-reparación del daño contra decenas de acusados, mientras que el gobierno federal tiene a Emilio Lozoya bebiendo champaña en su residencia.

La corresponsal de La Jornada y del diario El Norte, de Ciudad Juárez, Miroslava Breach Velducea, fue asesinada el 23 de marzo de 2017. Sus valientes reportajes sobre la intervención del cártel de Los Salazar para imponer candidatos municipales en una zona serrana resultaron en la pérdida de la candidatura del PRI para uno de ellos, Juan Salazar, precisamente en el pueblo del que era originaria la periodista, Chínipas.

La Fiscalía General de Chihuahua (FGE) llevó a cabo una investigación minuciosa del caso. Primero localizó el carro que manejaban los asesinos; la pistola utilizada fue sembrada por ellos en otro caso, entrevistó a más de 35 testigos, así hasta formular tres órdenes de aprehensión contra dos asesinos materiales y contra el autor intelectual. Al mismo tiempo, se analizó la computadora personal de la periodista. Se transcribieron dos conversaciones telefónicas en las que, a nombre de Hugo Schultz, alcalde panista de Chínipas, otro panista le preguntaba a Miroslava por las fuentes del reportaje mencionado y si podía afirmar que el alcalde no había intervenido en el reportaje, pues estaba amenazado por el cartel. La FGE integró esa transcripción en el expediente que entregó completo a la PGR cuando ésta atrajo la investigación en abril de 2018.

En febrero de 2020 se inicia por fin el juicio contra el asesino material (el otro fue asesinado en Sonora y el autor intelectual está prófugo), que resultó en una sentencia de 50 años, en gran parte gracias a la investigación minuciosa entregada por Chihuahua. En el juicio oral, como todos los juicios en Chihuahua y, por tanto, público, los jueces federales —repito, los jueces federales, no el gobierno estatal — tuvieron a la vista la carpeta completa y no consideraron que la grabación entre un vocero de Schultz y la periodista y el hecho de que hubieran entregado la grabación a los Salazar, incriminara al exalcalde en el asesinato.

Durante dos años ocho meses, la FEADLE/FEMDH de la FGR no encontró nueva información determinante sobre el caso. Pero tres días antes de que Morena diera a conocer el nombre de su candidato a la gubernatura, la FGR cumplimenta una orden de aprehensión contra Hugo Schultz. Y este elemento, el hecho de que se trata de un exalcalde panista, juega un papel protagónico en el anuncio de la candidatura de Juan Carlos Loera. ¿La FGR encontró un elemento nuevo o se trata de un burdo remake en pequeño de la intervención de la entonces PGR en contra del candidato de Por México al Frente? ¿Morena tiene perdida a Chihuahua —todavía están presos tres de los productores que protestaron contra la Conagua— y es capaz de inventar un caso de corrupción contra el gobernador más eficaz contra ésta? ¿La FGR olvidará su autonomía para impedir —como antaño— una derrota electoral del partido del gobierno? ¿Son iguales o peores?

Queridos lectores: ésta será la primera Navidad que celebraremos solos mi esposo y yo. Es un sacrificio mínimo si pensamos en el luto y la tragedia que ha tocado a demasiadas familias mexicanas y del mundo. En nuestra familia hay cinco niños y niñas pequeños que son nuestra alegría. Queremos darles un mundo en el que puedan abrazarse y jugar con otros niños. Hagamos el esfuerzo de no fallarles a todas las generaciones por venir. Volveré con mi columna el 4 de enero. Les agradezco su lectura semanal y les deseo lo mejor.

ooo---000---ooo



Gobierno del Estado de Chihuahua
Unidos Con Valor